Piedras Preciosas > Ojo de Gato

 Ojo de Gato y otros hermosos Crisoberilos  

Ojo de Gato y otros hermosos Crisoberilos
 

El apacible ojo de gato con su matiz amarillo verdoso o marrón y su fulgurante e iluminada línea móvil color plata, semejando la pupila contraída de un gato,  es otro de los integrantes de esta fascinante especie, esta línea solo se hace evidente si la gema se talla en forma de cabuchón.
 
Los otros integrantes de esta especie son las variedades sin efectos ópticos particulares,  de un colorido que va del verde amarillento a amarillo verdoso y marrón tenue,  todas tienen un brillo exuberante, se consideran una de las gemas con mayor brillo. 
 
Esta especie es un óxido de aluminio y berilio con trazas de hierro y cromo en su estructura cristalina. El hierro ferroso, imparte el colorido amarillo y marrón y el cromo dota de color a la hermosa Alejandrita y al crisoberilo verde. 
No es sino hasta  el año 1789, cuando el geólogo alemán A.G. Werner, identificó esta especie.
 
La variedad con historial más antiguo es el Ojo de Gato, ya conocido en Roma desde los finales del siglo I D.C. -muy apreciado, aun antes en Oriente- no obstante,  cayó en el olvido en el mundo occidental, no es sino hasta finales del siglo XIX, cuando el Duque de Connaught, dio como anillo de compromiso un ejemplar de Ojo de Gato, a su prometida la Princesa Louise Margaret de Prusia, lo cual incrementó inmediatamente su popularidad y valor de tal manera que Ceylán tuvo dificultades para satisfacer la demanda.
 
Roca Ojo de GatoEn Sri Lanka, se tenía la creencia de que protegía de los espíritus malignos a quienes lo usaban.  Para los hindúes tenía el don de proteger de las enfermedades y la pobreza. También es muy apreciado en Japón y Hong Kong.
 
Otra variedad de Crisoberilos, la cual es más común, son las que adolecen de efecto óptico, son transparentes de color amarillo verdoso. Originarias de Sri Lanka y Brasil, los brasileros la llamaron Crisolita y le dieron este nombre a una de sus ciudades en su honor.
 
Se exportaba a Europa, se usó mucho durante los  siglos  XVIII y XIX en la confección de la joyería portuguesa y española, con gran demanda en la Era Victoriana. 
 
El efecto de “Chatoyance” de los crisoberilos ojo de gato (con talla cabuchón), se debe a inclusiones tipo seda, formadas por cristales  extremadamente delgados, semejan agujas, se muestran en una sola dirección.
 
La dureza es de 8,5 en la escala de Mohs y es de tenacidad excelente. 
 
Como todas las piedras preciosas su precio es determinado por la calidad – las 3PC- (pureza, color, peso y tipo de talla).
 
Para evaluar la pureza no se considerarán las inclusiones, son ellas las que producen el efecto, se consideran solamente aquellas, tipo fisuras o fracturas, las cuales reducen el valor de la gema. 
 
La talla indicada es el estilo cabuchón, con las dimensiones indicadas de: largo, ancho y altura, indispensables para desplegar el mejor efecto óptico y la belleza de la gema. Adicionalmente para evaluar un crisoberilo ojo de gato se considerará el efecto óptico o “haz móvil”,  el cual  debe ser agudo, angosto y estar posicionado en el centro o ápice del cabuchón. 
 
El color es el intrínseco o color transmitido, por lo general son de tonos oscuros y semi translúcidos, los matices más cotizados suelen ser el amarillo  parduzco, con un color similar a la miel, no obstante, ejemplares de color amarillo verdoso también suelen ser apetecidos. 
 
Los crisoberilos sin efectos ópticos, son transparentes, de color amarillo verdoso y proceden de Sri Lanka y Brasil, su precio es muy económico a diferencia de las dos variedades con efectos ópticos.
 
El ojo de gato suele  confundirse con el “ojo de gato de cuarzo”  y en ocasiones con el “ojo de gato de turmalina”, sin embargo,  el nombre “ojo de gato” solo corresponde al crisoberilo.
 
Las imitaciones pueden verse de material sintético (corindón) o natural (zafiro estrella). También se fabrican triplets de zafiro sintético o vidrio y el mineral ulexita ).
 
Entre los crisoberilos ojo de gato celebres, podríamos citar: 
Aura Godoy R.
Gemólogo
Contactame aqui.
 
 
Clic para regresar.

Regresar