Piedras Preciosas > Diamantes

 Esos fascinantes escasos y costosos diamantes con colores  

 
 
Esos maravillosos escasos y costosos diamantes con coloresTodos ellos despiertan admiración. Abarcan los distintos  colores del espectro desde los matices más tenues hasta los más exuberantes y vivaces colores,  se excluyen: amarillos, marrones y grises de suaves colores
 
Describir el color de una piedra preciosa, requiere el uso de los tres componentes del color: 
 
Color intrínseco – Tono - Saturación
 
La industria del diamante,  tan precisa para describir el color en los diamantes incoloros, no lo logra con los que exhiben colorido,  llamados diamantes de colores fantasía -Fancy Color Diamonds-  Por lo que  deben recurrir al empleo de términos  ambiguos, los cuales expresan similitud de colores con objetos  cotidianos,  tales como:  Canario, Champagne, Café, Narciso y otros.  
 
En el mercado de los diamantes con colores,  se describen los diamantes saturados de amarillo con el epíteto de “Canario”. Aquellos de color        amarillo o amarillo naranja se les denominan  “Narciso”. Los marrones combinados con un cálido color, el cual va del dorado al rojizo, se les denominan diamantes de color “Café Marrón”. Los diamantes de color naranja en tonos claros moderados exhiben la tonalidad del color de un “Durazno Maduro”.
 
Los más comunes son los tintes  más claros hasta los de tonalidad oscura o saturada de color. Los matices más escasos son los rojos y verdes, sin embargo, tampoco abundan los de colores:  morados, violeta, naranja, azul y rosado.
 
No obstante  la organizada extracción y comercialización de la industria de los diamantes,  la cual a partir de la segunda mitad del siglo XX permitió el acceso a ellos de una amplia parte de la población mundial, no ocurrió igual con los diamantes que se muestran con arrogancia o candor, los diamantes de colores.
 
La belleza y rareza de algunos colores, hacen de estos diamantes piedras preciosas con precios equivalentes a fortunas. Los amarillos y marrones tienen precios aun asequibles comercialmente,  no así los de colores azul, verde y rosados cuyos precios se elevan al de medianas fortunas,  entre los que se pueden citar  un  diamante rosado el “Pink Star”  o  “Pink Dream”  de 59,60 Cts.,  subastado en Noviembre de 2013, por la casa de subastas Sotheby de Ginebra, por un  monto de: US$ 83.187.387,oo.
 
Diamante Incoloro
 
Otro de estos nuevos debutantes, con un peso de 14,82 Cts. tallado en  forma  ovalada y de  color naranja, fue subastado por la casa de subasta Christie en  Noviembre de 2013, por un  monto de  US$ 35.540.612,oo.
 
No podríamos excluir de nuestra historia, el último hallazgo reportado por la prensa mundial en junio de este año,  en una mina cerca de Pretoria, en Suráfrica, fue hallado un diamante de color azul de  122,52 Cts., en bruto sin tallar, aun sin referencia de precio;   no obstante, suponen quienes le tienen que podría llegar a venderse por cientos de millones de dólares.
 
 
Esos fascinantes escasos y costosos diamantes con colores
 

Diamante en forma de Gota

Diamantes Sin tallarPara finalizar nuestro recuento, debemos incluir al célebre diamante “Hope”, aunque los diamantes fantasía de color azul, son de un tono tenue de belleza fría, reposada, esta gema tallada no es así, con un peso de  44,5 Cts., cuya saturación de color es similar al de un zafiro de color azul intenso, su historial  se remonta tal vez a las gemas de Jean Baptiste Tavernier, uno de los grandes comerciantes de piedras preciosas de los años 1600 provenientes de la India, muchas de las cuales fueron vendidas a Luis XIV de Francia, una de ellas el “French Blue Diamond”, cuyo peso era 67,5 cts.,  y tallado en forma de corazón desapareció en 1792, se presume fue retallado y sea el famoso diamante “Hope”, al reaparecer fue comprado en Londres en 1830,  por el banquero y coleccionista de piedras preciosas Henry Thomas Hope. Años más tarde,  fue vendido por Cartier en París a una viuda norteamericana, la Señora McLean de Washington, posteriormente el “Hope” fue comprado por Harry Winston y finalmente en 1958,  éste  lo donó al Smithsonian Institute de Washington, USA, lugar donde aun permanece.
 
Clic para regresar.

Regresar